24 de junio de 2015

Ropa de cama: look primavera-verano

ropa de cama verano
Imagen vía

La cama: el nido dentro del nido; el descanso del Polluelo; si el colchón es bueno, una nube para soñar. Sinceramente, ¡quien no opine que la cama es uno de los mejores inventos de la Historia es que ha perdido un tornillo! ¿Lo habré perdido yo por no haber tratado este tema mucho antes? Con tornillo o sin él, por fin toca hablar de ella y lo haremos cotilleando sobre su forma de vestir porque el sobre, el catre, la piltra... también necesitan cambiar de look según la temporada.

La ropa de cama es uno de esos elementos que no puede faltar en la lista de prioridades del recién emancipado. No me refiero a los pijamas (¡que cada uno duerme con lo que quiere!), hablo de las sábanas, mantas, colchas, edredones y demás textiles para vestir la cama, y a los que junto con las toallas, manteles, trapos de cocina, delantales y cortinas denominamos Ropa de Hogar.

El clima resulta determinante a la hora de vestir la cama por lo que tendremos que diseñar al menos dos looks para nuestra muy mejor amiga de cuatro patas (¡amiga del alma diría yo!). ¿Estáis preparad@s para convertiros en el Giorgio Armani o la Coco Chanel de vuestra cama? Tal y como exige la temporada, vamos a centrarnos en la ropa de cama de primavera-verano, no sin antes marcar unas pautas básicas sobre la "ropa interior de nuestra cama". Sí, sí, ropa interior; ¿acaso tú no la llevas?


Ropa interior para la cama: un must atemporal

Mima a quien te mime... ¡y no veas cómo nos mima a tod@s la cama! ¡Así, sin más; sin pedirnos nada a cambio! Amiga desinteresada donde las haya, debemos cuidarla para poder seguir soñando entre algodones y estos cuidados especiales comienzan por cuidar el colchón. Ya sea tuyo o del arrendador, proteger el colchón de sudores, fluidos e imprevistos varios resulta fundamental para su correcto mantenimiento e higiene. Hablaremos de cómo limpiarlo en un post futuro pero de momento procuremos no mancharlo. Es aquí cuando entra en juego la "ropa interior de cama". ¿Imagináis de qué tipo de ropa hablo?, ¿hacéis uso de ella? 

Para quienes fantasean con emanciparse, para quienes lo planean, para quienes acaban de hacerlo, para l@s que me sacan una ventaja de siglos en el mundo de la emancipación, para expert@s en camas, en colchones, para quienes no tenemos ni idea de si son mejores los muelles, el látex o la espuma viscoelástica pero sabemos que nos gusta dormir bien, para ti (Polluelo que me lees) desvelo los secretos lenceros de mi colchón. ¿Me cuentas si el tuyo es tan pudoroso como el mío?

No hay colchón que cien años dure, ¡y menos sin una funda!
funda para colchon
La funda del colchón debe ser su segunda piel, algo imprescindible. Las hay de distintos tamaños, materiales y precios. Como veis, la mía es de rizo (finita, fácil de adaptar y no necesita plancha) y aunque también he tenido fundas más cerradas y gruesas, cuando cambiamos de colchón nos decantamos por esta porque nos pareció más práctica. Cuestión de gustos. Una vez puesta, (para mí) funda y colchón pasan a ser el mismo elemento; se fusionan bajo un compromiso de amor eterno: el día que se lava la una se limpia el otro, y no será muy a menudo. ¡Cochina! diréis; ¡Eso nunca! os contestará la "maruja" que llevo dentro. Y es que vais a comprobar que mi ritual de capas colchoneras me permite conservar el colchón (y su funda) impolutos.

El protector de colchón: una armadura anti-ácaros y anti-líquidos.
Especialmente si el colchón es nuevo, ¡no te lo pienses!. El protector se ajusta del mismo modo que una sábana bajera cubriendo la superficie y los laterales del colchón y evitando que ácaros, manchas y humedades nos estropeen nuestro "Templo del Descanso". Asegúrate cuando vayas a comprarlo de que en su packaging indica: impermeable, transpirable y anti-ácaros. Si además es 100% algodón (un tipo de tejido que adoro para la Ropa de Hogar) estarás haciendo una compra sobresaliente. ¿Has visto alguna vez la imagen de un ácaro? Si no has tenido el gusto, ¡hazlo ahora! y saldrás pitando a por un protector de colchón de los que te cuento. 
protector de colchon



















Un cubrecolchón para que el descanso sea más confortable.
Hablamos de una tela acolchada que se coloca sobre la superficie del colchón y queda sujeta a él gracias a las gomas que lleva en sus 4 esquinas. Su función principal en teoría es que el reposo resulte más mullido, y digo en teoría porque en la práctica tiene una funcionalidad casi más interesante: evitar que el protector (que al ser impermeable incluye una especie de capita plasticosa) nos haga sudar. Evidentemente, el cubrecolchón protege más que no poner nada pero -como os cuento- su función es completamente distinta a la del protector. Se puede vivir y dormir sin ello y es probable que la mayoría de la gente se decante por un elemento u otro (protector o cubrecolchón) dependiendo del estado del colchón (si es nuevo el primero, si está más viejo y hundido el segundo). Sin embargo, a mí la combinación de ambos me parece perfecta y es la que recomiendo. El cubrecolchón (que por cierto, yo compro en Ikea) es la "ropa interior de cama" que más lavo por tratarse de la que está más en contacto con la sábana bajera y, por tanto, con el cuerpo. De hecho, tengo "de quita y pon" para poderlo cambiar habitualmente.
cubre colchon





Sospecho que todo este lío de interioridades para la cama te puede estar volviendo majara pero ten en cuenta que se trata de una de esas compras puntuales a realizar en el momento de la emancipación, amortizable en comodidad, higiene y salud. ¡Enfréntate a ella una sola vez y tendrás tu cama organizada a las mil maravillas casi eternamente! ¡Serás la envidia del gallinero!


¡¿Y para cuando la ropa de cama primavera-verano?!

Pues sí... ¡ya va siendo hora!, pero es que no podíamos empezar la casa por el tejado. Un Polluelo recién emancipado necesitará poca ropa de cama para vestirla en verano. Buscamos una lista de prendas básicas y, bajo mi punto de vista, para comenzar la aventura de la independencia sobra con un par de juegos de sábanas y una colcha finita.

colchas y sabanas

En cuanto a las sábanas, aunque el algodón 100% me rechifla, si pretendéis plancharlas (yo lo hago) os recomiendo comprar sábanas con mezcla de tejido sintético (50% algodón-50% poliéster): se arrugan menos, así que os costará menos su planchado. Otra ventaja de las sábanas de mezcla frente a las de algodón es que tienen mejor vejez porque el hilo de poliéster es más resistente, sin embargo, el algodón es más fresco en verano y más cálido en invierno porque toma la temperatura de nuestro cuerpo además de ser el tejido ideal para personas alérgicas porque no irrita la piel. Una vez más, la elección es cuestión de prioridades. 

Con respecto a la colcha, lo mismo os digo: algodón forever pero da más trabajo. No me extrañaría que durante el verano la colcha solo os sirva de adorno para tapar la cama por el día y la retiréis por la noche. En ese caso será probable que no necesitéis lavarla, y es que ¡si hay que lavar se lava, pero lavar pa' na' es tontería! No obstante, lo de ser Pollitos limpios debe ser una de nuestras máximas por lo que si necesitarais darle un lavadito a la colcha a mitad de verano os ofrezco 2 opciones muy válidas:
a) Dejar la cama sin colcha un par de días
b) Usar la funda del nórdico vacía a modo de colcha

Una vez más, compruebo que la realidad del emancipado tiene poco que ver con mis expectativas y sueños de la infancia, ¡sobre todo teniendo en cuenta que me fascinaba la idea de vivir dentro de un árbol como David el Gnomo! En cuestión de camas, no sé a tí pero a mi la que me molaba ¡y mucho! era la de Heidi: ese montón de paja de aspecto extraordinariamente cómodo y cubierto por una simple sábana... ¡ni funda, ni protector, ni cubrecolchón, ni leches en vinagre! 



Pero claro, como muy bien plantean Margarita Lázaro y María Porcel en este artículo del Huffington Post: En "Heidi" pasaban cosas muy raras... y hemos tardado 40 años en darnos cuenta.

¡Descansad Polluelos!

2 comentarios:

  1. E conseguido un montón de ideas muchas gracias.
    y el gif de Heidi es buenísimo XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que el post te haya resultado útil! Gracias a ti por leerme Rosa Gabriel y por tu comentario.

      Eliminar