10 de junio de 2015

¡Que limpiar zapatos no se te ponga cuesta arriba!

como limpiar zapatos
Sé lo que estás pensando, ¡en serio!!!; ¿Apostamos a que lo adivino?: ¡Limpiar zapatos! ¿Alguien sigue haciéndolo? Yo puedo vivir sin limpiarlos... es más, yo viviré sin limpiarlos. Efectivamente, es una opción. No serías ni el primero ni el último, ¡hay mucho cochino de dos patas poblando el Planeta!. Sin embargo, es probable que no hacerlo condicione más tu destino de lo que piensas. ¡La que avisa, no es traidora!

Existen tópicos tan típicos sobre el calzado como que su tipología y pulcritud pueden resultar determinantes en una entrevista de trabajo para conseguir acceder al puesto ofertado. Tópico conjeturado o teoría universal, lo cierto es que tiene bastante lógica: normalmente, cuando nos preparamos para una entrevista de trabajo prestamos atención a mil detalles; si somos capaces de prestar atención al detalle 1.001, el calzado (una cuestión que a priori parece de poca importancia), estaremos revelando al entrevistador sin pretenderlo rasgos de nuestra actitud aplicables -¡cómo no!- a nuestra actitud laboral.

Hay quienes van más allá e incluso afirman que los zapatos hablan de la personalidad de sus dueños. Hablar no sé si hablarán, ¡pero como "canten" lo llevas crudo!... porque unos "zapatos cantarines" desagradan de lo lindo. Por desgracia, ciertos perfumes corporales vienen de serie (hay quien nace con quesos manchegos y quienes afortunadamente lo hacemos con quesos frescos) pero la limpieza y mantenimiento del calzado ayudará de forma generalizada a que éste no huelaDejemos que nuestros zapatos hablen únicamente de historias: del camino recorrido. Resulta poético tirar a la basura unos zapatos destrozados y recordar momentos vividos dentro de ellos, pero que viejo y sucio no se conviertan nunca en sinónimos.

La revista Shape apuntaba hace unos meses que, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Arizona, los zapatos y los cordones dan cobijo a millones de microorganismos (incluso más de los que podemos encontrar en el asiento de un váter).

Si a estas alturas aún no te he convencido de lo conveniente que resulta limpiar zapatos, te voy a poner un ejemplo que te abrirá los ojos del todo: los zapatos y el cine.

¿Te imaginas a Dorothy zapateando el camino de baldosas amarillas con sus chapines rojos de lentejuelas llenos de mugre?, ¿y a Cenicienta luciendo unos descuidados zapatitos de cristal? ¡Su glamour desaparecería mucho antes de que el reloj marcara las 12!. Y es que incluso los personajes más humildes del cine procuraban tener limpio su calzado: acordaros si no de Vivian Ward (el personaje de Julia Roberts en Pretty Woman) y sus relucientes botazas de charol (¡puta sí, pero limpia! que diría aquella). Los Pollitos más frikis encontraréis vuestro ejemplo a seguir en las famosas zapatillas de Michael J. Fox en Regreso al Futuro; recuerdo siempre limpias esas Nike que se ataban solas. ¡Y si cualquiera de ellos mostró sus zapatos sucios en algún momento, sería por los avatares del camino!, así que ¿por qué no intentar lucir unos zapatos de película? 

¡Los personajes del cine prefieren los zapatos limpios!
(Imágenes vía Film Affinity; El copyright de las imágenes pertenece a sus respectivos autores y/o productoras/distribuidoras).

Dando por echo que te he abducido al "lado claro del zapato limpio", vamos a ponernos al lío. Todo (también limpiar zapatos) debe llevarse a cabo con cordura: ni siempre ni nunca, ¡al menos en el mundo del recién emancipado!: pretendemos llevar los zapatos limpios sin rompernos los huevos. Por si alguno se hubiera hecho ideas contradictorias, yo no me limpio los zapatos todos los días ni muchísimo menos y tampoco utilizo técnicas ni utensilios profesionales. Por ello, los consejos que os daré a continuación son los de una persona normal con conocimientos normales de limpiar zapatos y pensando en la posibilidad de que tú, que decidiste volar del nido recientemente, no los hayas limpiado nunca (porque te lo hacía tu santa progenitora) y necesites unas nociones básicas de cómo limpiar zapatos. Aunque tipos de calzado hay muchísimos, voy a centrarme en los más comunes. Allá vamos:

ZAPATILLAS (playeras) DE TELA. ¡A la lavadora y punto!

Si como yo eres adict@ a las zapatillas de tela tipo Converse, tienes suerte: la limpieza de este tipo de calzado resulta bastante sencilla. Limpia la goma cuando la veas sucia con un trapo húmedo (incluso puede llevar unas gotitas de lavavajillas para que "el frotar" resulte más efectivo; si lo hicieras así, no te olvides de darle la última pasada con el trapo aclarado sin jabón).

Cuando consideres necesaria una limpieza general de tus zapatillas de tela: ¡a la lavadora y punto!. Quítales los cordones, anúdaselos a uno de los agujeros de las zapatillas para que no se pierdan dentro de la lavadora (¡la muy Pretty Woman se los puede tragar, os lo advierto!), rocía el interior de las zapatillas con un poco de lavavajillas (o quitamanchas si tienes) para que la parte más olorosa del calzado se limpie a fondo, e introdúcelas (MUY ACONSEJABLE) en una bolsa de tela para que golpeen lo menos posible dentro de la lavadora (muchos dan la idea de meterlas en una funda de almohada a modo de bolsa; yo prefiero la bolsa de tela especial para ropa -la típica de rejilla-; no me gusta mezclar churras con merinas). Aunque aún no hemos hablado de programas de lavadora, debo añadir que lavarlas con un lavado corto será más que suficiente para no estropear demasiado el calzado. Y si las metes con más ropa, mejor: arropadas sufrirán menos.

como limpiar calzado de tela

MUY IMPORTANTE: Debes tener en cuenta que si las zapatillas de tela son de algodón (como suele suceder en la mayoría de los casos) es posible que encojan un poquito al lavarlas (da lo mismo que lo hagas a mano o en la lavadora). Mi adicción a las zapatillas de tela y yo siempre lo tenemos en cuenta a la hora de comprarlas. Recuerdo algún par que regalé casi nuevo a cuenta de esto: ¡primer lavado y ya no me valían!

ZAPATILLAS (playeras) "DE VESTIR"

A) DE PIEL
Dicen los expertos en piel que mojarla la estropea. Sin ser experto, seguro que más de uno recuerda algún par de zapatillas o zapatos de piel que tras una chaparrada tuvo que tirar a la basura de lo deformado que estaba. Ante estos casos, no olvidéis el "remedio" del papel de periódicoSin embargo, hay veces que el polvo o el barro no nos dejan otra opción y hay que limpiarlas con un trapo húmedo. Cuando así sea, limpia la superficie de las zapatillas con el trapo lo más escurrido que puedas. Procede a limpiar la goma tal y como he explicado en el caso de las zapatillas de tela. Si la suciedad es diaria, superficial... simplemente pasa la superficie de las zapatillas con una esponjita abrillantadora especial para calzado (menos de 1€ en cualquier bazar).

limpiar zapatillas de piel

B) DE ANTE O PIEL VUELTA
Por lo general será suficiente con limpiar la goma como ya sabemos y cepillar la superficie del calzado con un rascador especial de ante (menos de 1€ en cualquier bazar). Sin embargo, debo reconocer que cuando las he tenido muy sucias, han ido a la lavadora como unas benditas. Si te vienes arriba y decides correr el riesgo, no hagas las cosas a medias y échales un poco de lavavajillas en el interior para optimizar su limpieza.

como limpiar zapatos de ante


¿Cómo limpiar zapatos de piel o ante? Del mismo modo que las zapatillas. El amoniaco para el calzado de ante o de piel de melocotón, o incluso la goma de borrar para eliminar marcas de suciedad en este último material funcionan pero son opciones algo más sofisticadas. ¿Las conoces? ¿Te animas a explicárnoslas?

ZAPATILLAS (playeras) TIPO RUNNING

Aunque lavarlas en la lavadora es una opción, este tipo de zapatillas suelen ser más delicadas. Por lo general suelen llevar tela de rejilla o tejidos finos: la lavadora podría herirlas de muerte. Lo mejor es que las pases con un pañito húmedo de vez en cuando y si fuera necesario lavarlas, que las metas en una palangana con agua y jabón líquido, y las frotes con una esponjita o un cepillo si las zapatillas lo permiten. Acláralas bien (mismamente con la ducha). Para eliminar el agua lo antes posible (pesarán una tonelada después de lavarlas al no haber pasado por un centrifugado de lavadora) introduce trapos secos que vayan recogiendo la humedad antes de tenderlas.

Después de todo llevar los zapatos limpios no parece tan complicado, ¿no?. Eso sí, recuerda siempre leer en su packaging correspondiente las posibles indicaciones específicas para la limpieza de cada calzado... ¡y disfruta del camino!

2 comentarios:

  1. ¿Tienes algún secreto para limpiar las bailarinas? Las zapas las meto a la lavadora directamente (y salen como nuevas), pero las bailarinas no puedo meterlas o se estropean...El problema principal está con las bailarinas "baratas" (tipo h&m) de material sintético, que de la que cogen olor no hay manera de quitarlo ¡y como cantan! Única solución: a la basura y a por unas nuevas :( ( menos más que son baratas o me daría un mal, jejejeje).
    Feliz viernes!,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón Alaia: las bailarinas "baratas" muchas veces son un problema, ¡y qué problema!!! Tengo algún par que ha resultado estar relleno ¡de cartón! (muy aparentes por fuera y por dentro... ¡sorpresa en forma de cartulina!). Cuando las bailarinas empiezan a desgastarse un poco es cuando descubres de qué están hechas y claro, meterlas en la lavadora no es factible.
      Pasa algo parecido con las bailarinas de material sintético: aunque sé de quien las mete directamente en una palangana con un poco de jabón líquido y resisten (al fin y al cabo están hechas de plástico), yo no me atrevo y sí, este tipo de material es especialmente bueno para coger malos olores. ¿Mi consejo de Polluela emancipada autodidacta?: Compra una esponjita de las de toda la vida (de espuma), humedécela y escúrrela a tope, échale unas gotas de jabón líquido (de lavadora) o lavavajillas (del de fregar los platos) y frota el interior "oloroso" de las bailarinas con ella. Aclara la esponja, y aclara el interior de las bailarinas con la esponja humedecida pero bien escurrida para quitar los restos de jabón. De este modo conseguirás "revivir" algún par... ¡Suerte!!! ¡Espero que me cuentes si te funciona!

      P.D.1: Depende lo resistentes que sean las bailarinas puedes sustituir la esponja por un cepillito (tipo cepillo de uñas) para frotar su interior.
      P.D.2: Existen productos para eliminar los malos olores del calzado, pero en este caso concreto de bailarinas sintéticas, creo que nada más efectivo y más higiénico que la "solución" que te comento.

      Eliminar