25 de febrero de 2015

Los cubiertos: familia numerosa

Cubertería

Hace mucho, mucho tiempo (o no tanto, depende de lo tradicional que sea vuestra progenitora) las madres se encargaban de ir preparando el ajuar de sus hijas casi a lo largo de toda su vida de solteras. Toallas, sábanas, manteles... escrupulosamente bordados con las iniciales de la niña que un día volaría del nido. Estos y otro tipo de bienes del hogar iban recopilándose y almacenándose en el “arca del ajuar” hasta el día B, el de la boda, día en que la familia de la esposa aportaba el ajuar al matrimonio. ¡Menudo morro el del esposo & family! ¡El niño llegaba a su nuevo nido con los armarios llenos!!! Y es que, desde mi punto de vista, el “arca del ajuar” era más bien “el arca del tesoro”; llenar los armarios de una casa cuesta mucho esfuerzo y mucho dinero.

Hoy en día las cosas han cambiado considerablemente: bastante tienen muchas familias con sobrevivir como para preocuparse de dotes. Quizá leas esto y pienses que antaño igualmente había familias que lo pasaban muy mal y se sacrificaban para reunirla. No discrepo, pero es que los modelos de familia han cambiado también: ni madres tradicionales, ni bodas, ni baúl de los recuerdos. Además, ¿cómo predecir si tu hij@ podrá volar del nido?, y en caso afirmativo, ¿cómo saber si tendrá que hacerlo “cruzando fronteras”? En los tiempos que corren, el color del horizonte de la juventud indica que esmerarse en organizar el “arca del ajuar” de un hijo, probablemente sea poco práctico.

Al contrario de lo que os cuento, debo confesar que en lo referente a ajuares yo hice el petate bastante cubierta. ¡Y no sabéis lo que se agradece! porque, como os decía antes, en una casa hacen falta muchas cosas, y hacerse con muchas cosas que uno no tiene es sinónimo de “agujero en la cartera”.

imprescindibles-del-hogar

Si os emancipáis con las manos en los bolsillos, este tema puede traeros algún que otro dolor de cabeza. Volar del nido sin romperse los huevos -el paracetamol de los Pollitos intrépidos- y una servidora, intentaremos calmar vuestros síntomas de cefalea ajuaril con nuestras listas de “imprescindibles”. Esta semana, toca hablar de cubiertos

La cuchara, el tenedor, el cuchillo y toda su parentela


Podríamos decir que la familia de los cubiertos está compuesta por los principales: los "normales", los que todos conocemos, y por sus "hermanos mayores": espumadera, cucharón, cazo… Además, como pasa en cualquier casa, están los "raritos de la familia", esos utensilios que no sabemos muy bien para qué sirven pero que se rumorea que hacen falta en el cajón de los cubiertos. Yo, siguiendo mi línea habitual, seré práctica y listaré los que para mí resultan imprescindibles para completar la estirpe:


Cubiertos-que-hacen-falta-en-una-casa

Si os animáis a aumentar la familia, aunque no imprescindibles, sí son de mis favoritos el cortapizzas, el pincel de silicona y la espátula de silicona. Irán surgiendo posts en los que veremos para qué usarlos.

Además, si curioseáis por la red, veréis que hay cubiertos (especialmente del tipo "hermanos mayores") súper originales. ¡Incluso los cubiertos pueden ser divertidos! Os animo a investigar y, por supuesto, a que me lo cotilleéis después. jijiji

¿Echáis algún "imprescindible" de menos? ¿Utilizáis alguno que no haya indicado en la lista? ¡Pues contádnoslo!!! :-)

FUENTES: 
http://es.wikipedia.org/wiki/Ajuar

18 de febrero de 2015

1 huevo, 2 huevos, 3 huevos (huevo frito)

Cascar-un-huevo

Expertos en huevos. Bueno… quizá no tanto, pero llegados a este punto sí podemos afirmar que ya sabemos un poquito sobre cocinar este alimento. Empezamos aprendiendo a cocer un huevo, hace unas semanas preparamos una tortilla francesa, y hoy afrontamos el último capítulo de nuestra trilogía “las 3 formas más básicas de cocinar un huevo: freírlo. Podréis comprobar que se trata de la forma más "escandalosa"; el aceite salpica y, a veces, parece que lo hace con premeditación y alevosía para acabar en nosotros. Sin embargo, ¡no debéis temer al huevo frito Polluelos!, una tapadera a modo de escudo ¡y ataque solucionado! ;-) Freír un huevo es una opción tan rápida y sencilla como las otras dos variantes de nuestra colección, así que no seáis perezosos y poneros el delantal que empezamos:

Que-necesito-para-cocinar-un-huevo-frito


¿Cómo lo hago?

  • Coge una sartén pequeña (cuanto más grande sea la sartén, más aceite te hará falta y más tardará en calentarse; ahorrar en recursos es una de nuestras prioridades) y llena de aceite aproximadamente 1/3 de la misma.
sarten-para-freir-un-huevo

ACLARACIÓN: Girasol vs. Oliva. Yo para freír (fritanguear en mi nido) utilizo generalmente aceite de girasol, por economía y por sabor. Al freír se gasta bastante aceite (aunque en ocasiones podremos reciclarlo*) y los fritos con aceite de oliva me saben demasiado fuertes. No obstante, este es mi modus operandi, hacerlo con oro líquido es igualmente válido y es un hecho que resulta más saludable. Eso sí, para freír comprad aceite de oliva “suave”.

  • Pon el aceite a calentar. Yo según mis fuegos al 4 de 6, o al 5 de 6; vosotros, a una intensidad equivalente en los vuestros. ¿Cómo os gustan los huevos fritos? porque cuanto más fuerte esté el fuego, más posibilidades hay de que el huevo os salga “con rizos” o “con puntilla” (ese borde doradito que le sale a veces alrededor). Tenedlo en cuenta.
  • Casca el huevo y échalo a la sartén.
  • Sazónalo con una pizca de sal y comienza a cocinarlo ayudándote de la espumadera, echando con ella aceite sobre el huevo y especialmente sobre la yema para que no quede cruda. Así:


  • Cuando veas que está al punto que te gusta (con la yema más o menos hecha), cógelo con la espumadera, deja que el huevo escurra un poco el aceite en la sartén y sírvelo en un plato.
Asi-se frie-un-huevo
No buscamos la perfección, buscamos que esté rico. ¡Bon appetit!

(*) Reciclar el aceite para volverlo a usar: No tires el aceite con un solo uso. Valora si puedes volverlo a utilizar para freír de nuevo y cuélalo si fuera necesario. A veces (es el caso de los huevos fritos) el aceite está tan limpio que no hace falta ni colarlo. Para otro tipo de fritangas emplea un colador normal y viértelo en un tarro apropiado para su conservación. ¡Cuidado con echar el aceite demasiado caliente en un bote de cristal! Puede estallar en pedazos.

11 de febrero de 2015

Un DIY por San Valentín y ¡que viva el amor propio!

DIY-San_Valentín

Esta semana pasarán mil cosas importantes en el Mundo de las que no nos enteraremos. Sin embargo, si aún no sabes que el próximo día 14 es San Valentín, ¡dame la dirección de tu burbuja por si alguna vez necesito meterme en ella!

Pollito, ¡el sábado es el día del Amor!, ese día en que el Universo emana corazones y empalagamiento, el día del “love is in the air”… y si aún no estás infectado, debes saberlo: las posibilidades de contagio son altas. Soy de las que opina que el día de San Valentín es un invento comercial muy bien montado, pero también debo confesar que las sorpresas inesperadas en esta fecha me añoñan como a cualquiera. Así que aquí me tenéis, subida al carro del día de San Valentín y escribiendo un post especial en nombre de Cupido. 

Esta semana haremos un DIY (Do It Yourself o Hazlo Tú Mismo), un concepto que debes conocer si quieres parecer un emancipado moderno. Dejando a un lado las apariencias, un DIY es lo que viene siendo una manualidad de toda la vida. La de hoy, para decorar el rincón de la casa que más te apetezca. Ni el dinero ni la torpeza serán excusas para que no te animes: en nuestro ricón, Decoración se apellida Económica y Manualidad (DIY) se apellida Facilísima. No olvides que nuestro lema es “no romperse los huevos”. Eso sí, ¡aquí nadie se queda fuera de la fiestaNo importa que no tengas pareja, este será tu regalo de amor propio; porque aunque vivas solo, tu nido también tiene derecho a estar bonito y tú tienes derecho a autoregalarte lo que quieras. 

Os cuento lo que necesitáis para hacerlo y os pongo un montón de fotos del proceso. ¡Imposible no enamorarse!

Manualidad portaretratos
La "materia prima" de nuestro DIY

Quita los soportes a los portaretratos (yo he comprado 3 sencillitos de 10x7'5). Si compras marcos de pared, podrás saltarte este paso.

DIY
DIY

Selecciona 3 fotos y colócalas en los portaretratos. Yo voy a poner mi DIY en el cuarto de baño por lo que he escogido fotos de paisajes ("mirarle a los ojos" a otra persona mientras uno está sentado en el retrete no me ha parecido apropiado, jijiji). He seleccionado 3 imágenes de nuestro último viaje que para mí son un chute de energía. ¡Tú puedes pensar en algo parecido!

DIY
Coloca las frases en el lugar que más te guste y decora los portaretratos con la washi-tape. ¿Cómo? Como más te motive. Yo he sacado mis frases con una DYMO y las he pegado sobre el cristal pero también se pueden escribir a mano sobre la misma washi-tape o construirlas a partir de palabras recortadas de un periódico. ¡Imaginación al poder!

Decorar-DIY-con-washi-tape
Dobla el lazo o cinta de tela por la mitad (yo compré 2'5 metros de cinta para no quedarme corta) y hazle una lazada en la parte contraria a los extremos cortados. A partir de ahí, comienza a pegar los portaretratos a lo largo de la cinta de tela dejando las separaciones que más te convengan entre uno y otro. El resultado será este:

Portaretratos-frases-y-washi-tape-DIY
DIY


RECOMENDACIÓN: Para unir los portaretratos a la cinta de tela, lo ideal sería usar una grapadora un poco grande que seguramente muchos de nosotros no tengamos (como es mi caso) ni vayamos a comprar. El pegamento textil es la solución alternativa. 

Una vez pegado, yo he reforzado la trasera de los portaretratos con cinta de embalaje, finiquitando el trabajo con washi-tape por el contorno para darle un aspecto más estético. 

Os recomiendo hacer lo mismo. Mirad cómo:

Ahora solo queda dejar que el pegamento haga su efecto y colgarlo en el sitio elegido. Yo ya lo he colocado en el baño, ¡¡¡y queda muy chulo!!!. ¿Qué os parece?: 


Portaretratos-cuarto-de-baño

4 de febrero de 2015

¡Un tupper limpio es un tupper feliz!

Cómo-limpiar-un-tupper

Mr. Tupper Grasiento vive en el fondo de un armario de la cocina. Tiene menos de un año pero da la sensación de que siempre ha estado allí. Aparenta ser mucho más viejo de lo que es en realidad, y es que la vida (prefiero no dar nombres; decir la vida resulta mucho más poético y mucho menos comprometido) no le ha tratado bien. Feo, sucio, maloliente… Mr. Tupper Grasiento sueña en la oscuridad de su rincón con que “otro mundo es posible”, con que cambiará de nombre y cambiará su destino (¡tanto se escucha en esa casa a Ismael Serrano, que al pobre ser inerte le ha brotado la esperanza!).

Amigos Pollitos, ¡a mí se me ha encogido el corazón! ¡Este drama tenemos que solucionarlo! ¿Seríais capaces de no ayudar a Mr. Tupper Grasiento a cambiar de vida? Sé que sois Pollitos con buen fondo, así que… ¿por qué no nos dejamos de excusas, vamos cada uno a nuestro correspondiente armario y rescatamos al desdichado cacharro de su infelicidad?

Sin duda emanciparse y tupper son “palabras amigas”. Es imposible no relacionarlas porque si volaste del nido y te fuiste a vivir solo, adivino que tu “familia de tuppers” habrá viajado de tu casa a casa de tu madre tantas veces que se conocen ya el camino. 

Y hablo de “familia de tuppers” porque hay que tenerlos de todos los tipos y de todos los tamaños. ¿Que por qué? Pues porque queremos (¡quién no va a querer! ;-D) disfrutar de la apasionante aventura que supone cocinar, congelar la comida en tuppers y “tirar de ellos” durante semanas sin estar cada día pringad@s haciendo comida. ¡La alegría que da encontrarlos ordenaditos en el congelador, etiquetados (sí, soy un poco maniática) y listos para consumir!

emanciparse-y-cocinar


Para hacer esta jugada (una de las jugadas maestras de la emancipación) necesitamos tuppers y, sobre todo, que los tuppers estén en buenas condiciones.

Primero os presentaré a los míos, para que sepáis lo que se debe y no se debe comprar (de mis fallos se aprende). Después os indicaré 3 planes para sacar la grasa y las manchas del tazón maravilla:

Tipos-de-tuppers



RECOMENDACIÓN: Si eres de los que comes en el trabajo, y tienes oportunidad, friega el tupper aunque sea por encima. Procura no guardarlo con restos de comida hasta cuando llegues a casa porque la grasa, los olores e incluso los colores se irán impregnando y costará más sacarlos.

Ya una vez en casa…

3 PLANES DE LIMPIEZA PARA TUS TUPPERS

Cómo-limpiar-los-tuppers






























A la hora de almacenar los tuppers en el armario, dejadlos abiertos para que no cojan malos olores.

Como siempre os digo, estos son mis consejos en base a mi experiencia. Si vosotros lo hacéis de otra forma o habéis oído hablar de otros planes... ¡Contádmelos!

Por cierto, Mr. Tupper Grasiento cambió de nombre; es hoy Mr. Tupper Reluciente y lleva una vida de tupper feliz. Incluso con sus problemas solucionados sigue creyendo "que otro mundo es posible", suele repetírmelo últimamente viendo el telediario. ¡Ya le he dicho que no le dejo escuchar más a Ismael Serrano ;-D!